Maternidad: Beneficios de la reforma de ley




¿Cuál es la realidad de las madres trabajadoras en México y la incapacidad por maternidad en el IMSS?

Las mamás trabajadoras son una especie cada vez más común, aunque para un gran número de mujeres el trabajo del hogar es todavía un trabajo de tiempo completo. En los últimos años ha aumentado significativamente la cantidad de mujeres que trabajan; la economía las ha obligado, pero también el deseo de independencia y superación personal.

Las madres que trabajan se enfrentan al desafío de cruzar el umbral del hogar y dejar a sus hijos para ir a desempeñar una labor. El conflicto de las madres que trabajan es lograr el balance entre la vida familiar y la laboral, entre las obligaciones que tengo frente a los míos y la necesidad legítima de crecer y desarrollar el potencial profesional y el talento. La ambigüedad de las facilidades que los empleadores ofrecen a las mujeres con hijos, el conflicto en el papel del trabajo y el bajo nivel de apoyos reales generan modelos en el que no solo pierden las madres, también las empresas.

Si una empresa no apoya a las madres trabajadoras, la frustración y las expectativas no cumplidas afectarán en proporción directa los resultados de la empresa. Habrá irregularidad, falta de compromiso, obstáculos que inciden directamente en los números de la empresa. Las mujeres que son como pulpos y tienen ocho manos, ocho pies, que nacen con el don de la ubicuidad, que jamás sienten cansancio, que están siempre sanas, dispuestas, cuentan con la mente clara y tienen siempre la respuesta correcta, no existen.
A continuación mostramos el panorama que se vive en México con respecto a las madres trabajadoras y disposiciones marcadas por la LFT y la LSS para las mujeres embarazadas en el periodo de maternidad.
Algunas estadísticas
El Inegi nos dice que de los 48 millones 823 mil mexicanos que trabajan, 18 millones 791 mil son mujeres (un 38.4%). De ellas, las que son madres suman 13 millones 853 mil trabajadoras, es decir 73% de la población laboral femenina." 1 Por lo que vemos que la maternidad sí es un tema importante a discutir y conocer.
Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), el 96.7% de mujeres madres mayores a 15 años de edad, además del cuidado del hogar tienen otras ocupaciones. Entre ellas el “33.4% trabaja en el sector informal, 36.3% en empresas y 16.3% en instituciones." 2 Estas cifras nos hacen ver cómo la gran mayoría de las mujeres que son madres, tienen trabajo, aunque son muy pocas las que cuentan con prestaciones de ley y con la posibilidad de atenderse en el Seguro Social o de recibir la incapacidad por maternidad.
La Encuesta Nacional de Empleo y Seguridad Social (ENESS) de 2013 3, nos hace ver cómo de las 662 mil mamás que fueron atendidas en el IMSS por maternidad, sólo el 49% cobraron la incapacidad por ser titulares del Seguro y el resto en su mayoría eran únicamente beneficiarias, es decir, la prestación venía por parte de sus esposos o concubinos.
Si tu empresa busca las mejores prácticas, seguramente tienes a tus colaboradores dados de alta en el IMSS. Por eso es importante que conozcas las últimas reformas laborales para que puedas atender de manera oportuna a las trabajadoras que presenten embarazo y estén a punto de dar a luz.

La maternidad ante el IMSS 4
¿Qué es la incapacidad por maternidad?
Se le llama “incapacidad por maternidad" al periodo pre y post parto de 84 días naturales en que las trabajadoras tienen derecho a ausentarse de sus centros de trabajo para descansar y atender a sus hijos recién nacidos. Así mismo, las aseguradas del Seguro Social tienen derecho a:
  • Recibir atención médica durante el embarazo y el parto.
  • Obtener ayuda en especie por 6 meses para la lactancia y una canastilla de artículos de cuidado por cada hijo que tenga.
  • Ser beneficiarias de un subsidio del 100% de su salario correspondiente a los 84 días en caso de cumplir las 30 semanas cotizando en el IMSS.

¿Cómo se tramita la incapacidad?
Para recibir la incapacidad por maternidad del IMSS es necesario que la trabajadora esté dada de alta en el IMSS, registrada en su Unidad Médica Familiar UMF y que su médico familiar avale su embarazo y expida el certificado único de incapacidad por 84 días.

  1. Si la asegurada decide atenderse con un médico privado:
Deberá presentarse una única vez con su médico familiar en las semana 34 de embarazo dictaminada por su médico particular, con los siguientes documentos:
  • Identificación oficial con fotografía.
  • Documento con su número de Seguridad Social.
  • Ultrasonido reciente (antigüedad no mayor a 5 semanas)

  1. Si la asegurada desea atenderse en el IMSS:
Deberá acudir a consulta en cuanto tenga la primera sospecha de embarazo para que el médico familiar lo certifique y le indique los controles y citas necesarias. Así como la fecha para recibir el certificado único de incapacidad.
A partir del tercer día de haber recibido el certificado único de incapacidad, las trabajadoras pueden obtener su subsidio en la ventanilla del banco autorizado, presentando la copia del asegurado y una identificación vigente con fotografía.
Transferencia de semanas
Anteriormente se daban 42 días de descanso antes del parto y 42 días después del parto. Una reciente disposición otorga a las madres trabajadoras la posibilidad de transferir de 1 a 4 semanas el periodo de descanso previo al parto, al periodo posterior; siempre y cuando llenen la “solicitud de transferencia de semanas" (en dos originales), cuenten con el consentimiento de su patrón y con la autorización de su médico familiar.

Son muchas las mamás que encuentran difícil tener un balance entre la maternidad y la vida laboral: según cifras internacionales, una de cada 10 mamás renuncia a su trabajo por no existir facilidades para desarrollar su rol como madre y trabajadora.

Por ello, es importante que las empresas tomen medidas para garantizar que ser una buena madre no sea un impedimento para ser una excelente empleada o emprendedora.