Capacitación: Una inversión para tu compañía



La capacitación es una herramienta que al tomarse en serio beneficia a ambas partes. A mayor capacitación y aptitudes para un puesto se obtendrán mejores resultados; después de todo, ¿quién hace mejor su trabajo que un empleado que conoce los procedimientos y protocolos de su empresa o departamento a la perfección?

Capacitación en la Ley Federal del Trabajo

La capacitación es más que una buena recomendación. Es un derecho del trabajador y un deber del patrón que se establece en la Ley Federal del Trabajo:

Artículo 153-A. “Los patrones tienen la obligación de proporcionar a todos los trabajadores, y éstos a recibir, la capacitación o el adiestramiento en su trabajo que le permita elevar su nivel de vida, su competencia laboral y su productividad, conforme a los planes y programas formulados, de común acuerdo, por el patrón y el sindicato o la mayoría de sus trabajadores."[1]

Esta capacitación puede ser impartida dentro de la empresa en horario laboral, o si el tipo de curso lo amerita, fuera de la institución por expertos en la materia y no puede faltar cuando hay una reciente contratación.

A continuación resumimos algunos objetivos que plantea la LFT en el art. 153-C que pueden servirte de pauta al realizar los programas de capacitación de tu empresa:
  • Actualizar y perfeccionar conocimientos y habilidades necesarias para el puesto de trabajo. Cada puesto requiere de ciertas competencias para poder desempeñarlo satisfactoriamente. Un médico, un abogado, un contador, requieren de formación continua en sus temas de expertiz (sobre nuevos tratamientos, reformas en las leyes, cambios fiscales, etc.) Por otro lado, la capacitación sirve para perfeccionar habilidades como puede ser la negociación, el dominio de algún idioma o el uso de algún software especializado.

  • Dar a conocer riesgos y peligros a los que están expuestos en el desempeño de sus labores: Por ejemplo a quienes trabajan en una fábrica donde hay residuos tóxicos, o en alguna construcción, hospital, etc. Se deben dar instrucciones de seguridad y uso correcto de indumentaria.

  • Aumentar productividad: Capacitaciones en procesos, aprovechamiento del tiempo, uso de cierta maquinaria o sistemas operativos que hacen más eficiente el trabajo.

  • Mejorar nivel educativo: Si en tu plantilla hay personas que no han terminado la educación básica o superior, que no cuentan con título universitario, la capacitación para ellos puede comenzar por la oportunidad de concluir sus estudios. O para ciertos puestos, se les puede apoyar con diplomados o maestrías.

Una Inversión

Según un estudio de la industria de software en capacitación, sólo cinco de cada diez empresas mexicanas invierten en capacitación,[2] cuando la capacitación es clave para que el personal se mantenga actualizado, creciendo y aportando.

Invertir en capacitación es invertir en el futuro. Reducir la curva de aprendizaje de tu personal contribuye a que se aprovechen mejor tus recursos humanos y su tiempo, alcanzando los objetivos establecidos más rápidamente y con la mejor calidad. ¿Quieres que tu personal obtenga cada vez mejores resultados? Establece un plan de capacitación anual.


[1] http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/125_120615.pdf

[2] http://www.forbes.com.mx/capacitacion-respuesta-urgente-ante-la-globalizacion/#gs.Ur_YwrA